miércoles, 13 de enero de 2021

Oaxaca: Declaración política

 


Asamblea Estatal Ordinaria.

Oaxaca, México.

Enero 10 de 2021.

 

A la clase obrera y los trabajadores

Al campesinado pobre y los pueblos originarios-oprimidos

A la juventud estudiantil-popular

A las insurrectas mujeres del pueblo

A las formaciones democráticas y revolucionarias

 

Camaradas.

En medio del caos, el desorden, la confusión, el redoblar de la crisis económica, el desempleo, la explotación, el despojo, el saqueo, la guerra contra el pueblo, el terrorismo de estado, la pandemia del COVID19 y el virus del electorerismo que sostiene al viejo estado terrateniente-burocrático, las y los SolRojistas en el territorio oaxaqueño hemos realizado exitosamente nuestra Asamblea Estatal Ordinaria de inicios de año.

Decidimos reunirnos pese a los insistentes llamados a la desmovilización que continúan esgrimiendo desde sus cloacas el reformismo, el oportunismo y el revisionismo contemporáneo, que contribuyen a la enajenación, desorganización y desmovilización del pueblo.

Decidimos reunirnos pese a las restricciones públicas de las autoridades sanitarias que le dicen al pueblo “quédate en casa”, “no hagas reuniones”, “no te manifiestes”, mientras le permiten manga ancha al grueso de los partidos electoreros del régimen que inician ya los actos anticipados de sus campañas para imponer presidentes municipales, diputados locales y diputados federales.

Decidimos reunirnos, finalmente, dando cumplimiento a nuestra vida estatuaria y nuestra vida democrática interna, para analizar la situación internacional, nacional y estatal, pasando revista a nuestras fuerzas, haciendo uso de la crítica y la autocrítica, generando lucha de dos líneas y cohesionando nuestras filas, fortaleciendo también el proceso general de la lucha de clases en la perspectiva de construir la unidad más amplia y combativa del proletariado y el pueblo.

 

Hemos contado con la presencia de delegadas y delegados provenientes de los más diferentes contextos y geografías de nuestra entidad.  Desde la Sierra y el Valle, desde la Selva y el Mar, desde el Campo y la Ciudad, las y los SolRojistas que somos proletarios, trabajadores, campesinos pobres, pescadores, indígenas, estudiantes, jóvenes y mujeres del pueblo, trabajadores del arte y la cultura; demócratas y revolucionarios, nos hemos encontrado bajo las orientaciones generales de nuestros Comités de Sanidad e Higiene en Defensa del Pueblo, de nuestras diversas estructuras de dirección y de nuestro Comité Estatal para cumplir y hacer cumplir nuestras tareas.

En esa tesitura, las y los SolRojistas observamos:

·         Desde el análisis internacional, sostenemos que la crisis general del imperialismo azota con mayor rigor al proletariado y los pueblos. Las políticas económicas dictadas por los organismos financieros internacionales buscan descargar los costos de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo, oxigenando al cadáver viviente del capitalismo en su fase superior y última. La pérdida de derechos sociales, el desmantelamiento de conquistas laborales, la reducción-contención salarial, el paro forzado, el saqueo de recursos naturales, el despojo de tierras y territorios, la imposición de megaproyectos, la reaccionarización y fascistización de los estados tanto en los países imperialistas como en los países de tercer mundo, son reflejo de lo anterior.

·         En medio de esta crisis general se da la aparición del COVID19, que sigue presentando la fisonomía de un arma bioquímica elaborada en los laboratorios del imperialismo, cobrando la vida de casi 2 millones de personas alrededor del planeta, alcanzando la cifra de 15 mil muertes por día. De estos, la inmensa mayoría es clase obrera y gente pobre, que día a día debe buscarse la vida y no cuenta con las condiciones de trabajo ni de salubridad para prevenir ni atender los efectos de esta pandemia. Los sistemas de salud pública y seguridad social han sido desmantelados al rededor del mundo, colocando la salud como uno de los negocios más rentables para el capital.

·         Esta pandemia genera una nueva agudización de la contradicción principal (imperialismo contra pueblos oprimidos) a nivel mundial por cuanto al desarrollo y distribución de los insumos médicos y posibles vacunas. La especulación, los contratos lesivos, las restricciones de patente, la producción por precompra, el pirataje, etc. son reflejo del sometimiento y reparto del mundo por zonas de influencia, generando nuevas contradicciones interimperialistas que apuntan hacia un nuevo reparto.

·         Las guerras de agresión, de ocupación, comerciales, económicas, etc. continúan su marcha habitual, complementándose con los golpes reaccionarios en países oprimidos donde las potencias imperialistas mueven sus piezas para imponer regímenes incondicionales asegurándose o disputándose zonas de influencia. Las salidas militares reaccionarias, las “revoluciones de color” y los golpes administrativos son parte de este escenario, al igual que la guerra civil reaccionaria contra el pueblo y el terrorismo de estado.

·         México no escapa de lo anterior, y lo vemos pese a la asunción de la autodenominada 4T al gobierno de la república, fungiendo AMLO como el gerente en turno del viejo estado de terratenientes y grandes burgueses. Seguimos sosteniendo que el triunfo de MORENA se explica principalmente como una válvula de escape concertada entre el imperialismo y las facciones de la gran burguesía en México para evitar una insurrección popular luego del hartazgo que durante las últimas tres décadas creció notoriamente entre la clase y el pueblo.

·         Esto además ha agudizado las contradicciones interburguesas, colocando a las facciones compradora y burocrática de la burguesía en colusión y pugna, como producto también de la crisis estructural del capitalismo burocrático. Un golpe reaccionario preventivo está en marcha y se presenta como el plan b del imperialismo yanqui hacia México para cumplir las tres grandes tareas que le permitan profundizar la condición semicolonial de nuestro país: 1.- Reestructurar el viejo estado, b) Reimpulsar el capitalismo burocrático y c) Ahogar la rebelión de las masas en sangre y fuego antes de su alumbramiento.

·         En este sentido juegan un papel principal las fuerzas armadas reaccionarias (Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada, además de la Guardia Nacional siendo esta última el cuarto cuerpo de ejército reaccionario en la guerra contra el pueblo). A ese fin responden los llamados de la burguesía compradora y el latifundio más recalcitrante alentándolas a participar del golpe, presentando a la 4T como “un gobierno socialista estilo Venezuela”. A ese fin también responden las nuevas y cada vez más jugosas prerrogativas que la burguesía burocrática representada por AMLO les confiere a las fuerzas armadas reaccionarias, en el ánimo de granjearse su simpatía y “lealtad”. Ambas tendencias de la gran burguesía siguen los mismos pasos: la militarización del país, de su vida pública y de su economía.

·         Esta situación forma parte de la guerra contra el pueblo que el latifundio, el capitalismo burocrático y el imperialismo vienen implementando desde hace ya quince años, marcando a nuestro país con escalofriantes niveles de asesinatos, desapariciones, feminicidios, violencia de género, trata de blancas, abuso infantil, etc. Un México tapizado de fosas clandestinas producto de una carnicería desatada por los señores de la guerra, los cárteles de la droga y las fuerzas armadas reaccionarias que concentran su poder de fuego contra el pueblo trabajador.

·         Es importante observar cómo estas tres fuerzas bélicas suman esfuerzos en torno a los megaproyectos de despojo y muerte que se extienden por las más variadas geografías nacionales, erigiendo los territorios de las comunidades rurales e indígenas en zonas de conflicto, estableciendo cercos policíacos-militares, bases de operaciones y retenes anticonstitucionales para coartar libertades, restringir accesos y proteger a grupos paramilitares y de la delincuencia organizada que hacen el trabajo sucio del viejo estado -abaratando el costo político-, al asesinar y desaparecer a quienes se atreven a luchar oponiéndose a los planes de saqueo.

·         En todo México el acceso a la salud, la educación, la vivienda y los servicios más elementales se complica, generando una espiral de mayor pobreza que se traduce en ruina para las masas más amplias y profundas del pueblo. Lo mismo ocurre en contextos rurales como urbanos, donde los tres niveles de gobierno socavan el poder de las asambleas comunitarias, atomizando la fuerza colectiva de la población disgregándola con programas paternalistas y contrainsurgentes, dividiendo y confrontando pueblo contra pueblo, justo como ocurría durante las pasadas administraciones federales.

·         En contraste, las condiciones de vida y trabajo de la población se pauperizan cada día más. Ni siquiera el anunciado aumento del 15% al salario nominal de los trabajadores es capaz de detener la inflación y crisis económica que se vive, y esto representa en lo concreto el aumento en el costo de la vida, la pérdida de derechos laborales y salariales, la precarización del empleo, el aumento del desempleo, etc. redundando en la destrucción de las fuerzas productivas materiales del proletariado y los trabajadores.

·         En este contexto, el viejo estado se prepara para celebrar su circo electorero en tres fechas importantes. A nivel federal con elecciones intermedias este 2021 eligiendo a diputados federales y en 2024 contendiendo por la presidencia de la república. A nivel local este 2021 se elegirán 152 presidentes municipales por el sistema de partidos políticos y 42 diputaciones locales, 25 por mayoría y 17 proporcionales (uninominales y plurinominales, respectivamente). En 2022 también habrá elección estatal para gobernador de la entidad. Esto agrega un componente impresionante de violencia en todo el país, especialmente en Oaxaca, donde las contradicciones entre las clases parasitarias generan en cada elección un clima de terror en diversos municipios y localidades.

Derivado de lo anterior, declaramos:

1.    Que sostendremos firmemente nuestra postura antiimperialista, bregando por la liberación nacional de nuestro país, enarbolando, aplicando y defendiendo el programa de la Revolución de Nueva Democracia y la Revolución Socialista que México reclama.

2.    Que mantendremos en alto el espíritu del internacionalismo proletario, solidarizándonos con las luchas de la clase obrera y los pueblos alrededor del mundo. Saludamos al heroico pueblo palestino que exige el cese de la ocupación fascista-sionista de Israel. Saludamos al pueblo saharaui que se levanta contra la ocupación marroquí. Saludamos a los pueblos de África, Asia y América Latina que se alzan contra sus opresores. Saludamos a la clase obrera y la juventud que combaten en las calles de los países imperialistas contra la explotación y la opresión. Reconocemos en las guerras populares de la India, Turquía, Perú y Filipinas las luchas revolucionarias a la vanguardia de la Revolución Proletaria Mundial.

3.    Que en lo nacional, es imperativo denunciar, exhibir y rechazar los planes del golpe reaccionario preventivo en marcha, asumiendo una postura de clase, democrática y revolucionaria para combatir por igual a las distintas facciones de la burguesía y el latifundio al frente del viejo estado. ¡Detener el golpe con la fuerza articulada y movilizada de las masas populares!

4.    Así mismo, identificamos a la semifeudalidad (latifundio), la semicolonialidad (imperialismo) y el capitalismo burocrático (dependiente) como las tres grandes montañas que oprimen a nuestro pueblo, y ante ellas sólo la Revolución de Nueva Democracia, ininterrumpida hacia el Socialismo, representa la salvación nacional.

5.    En ese sentido, denunciamos al circo electoral de la gran burguesía como un instrumento para la legitimación del régimen, sostenemos que no representa ninguna coyuntura en el plano local, estatal o federal, sino simplemente la posibilidad que extienden las clases parasitarias para que el pueblo elija quién habrá de aplastarlo desde el poder burgués los próximos años.

6.    Por lo anterior, llamaremos a los pueblos de Oaxaca y México a denunciar la farsa electoral, entendiendo que ningún partido electorero representa a la clase obrera ni a las masas populares, y que todos los gobiernos actuales surgidos de este sistema representan los intereses comunes de las clases parasitarias en el poder del viejo estado. Nuestras consignas son: ¡No votar, organizarse y luchar! ¡Las elecciones no son la solución, la solución es la revolución!

7.    Consideramos como aspectos más importantes sostener la lucha por el salario digno y vital para la clase obrera y los trabajadores, la lucha contra el paro forzado y la carestía de la vida, la lucha en defensa del empleo y los derechos sindicales, ¡Por una línea clasista en el movimiento sindical! Continuaremos la lucha por la tierra y en contra del latifundio; el llamado sigue siendo a desalambrar, a ocupar y a hacer producir la tierra por sus propios hijos, ¡Tierra para quien la trabaja! Continuaremos golpeando al rancio patriarcado que oprime, viola, compra-vende, esclaviza y asesina a nuestras hermanas, madres y compañeras, ¡Feminismo proletario, destruye al patriarcado! Seguiremos defendiendo el derecho a la educación gratuita, científica y popular para las hijas e hijos del pueblo trabajador. ¡Por una línea clasista en el movimiento estudiantil! Continuaremos desarrollando los trabajos de los Comités de Sanidad e Higiene en Defensa del Pueblo, agregando a sus tareas habituales la lucha contra la militarización o privatización de la vacuna, la lucha en defensa de la salud pública y de la seguridad social solidaria ¡Salud pública y gratuita es lo que el pueblo necesita! Sostendremos la lucha contra la represión, contra la militarización, por verdad, justicia y libertad para quienes han sido asesinados, desaparecidos y encarcelados por atreverse a luchar ¡Alto a la guerra contra el pueblo y el terrorismo de estado!

8.    Sostendremos con firmeza y con movilización callejera nuestra demanda de respeto y cumplimiento a nuestros Cinco Puntos Centrales, destacándose la exigencia de presentación con vida de nuestro camarada Ernesto Sernas García, desaparecido por el estado el 10 de mayo de 2018 y castigo a los autores materiales e intelectuales del asesinato de nuestro camarada Luis Armando Fuentes Aquino, ocurrido el 11 de abril de 2019. ¡Inundar de banderas rojas las calles y plazas!

9.    Refrenamos nuestro compromiso con el proceso revolucionario, trabajando por la constitución del Frente del Pueblo como frente revolucionario de masas, en la lógica irrenunciable de dotar al proletariado, el campesinado pobre, el pueblo trabajador y las capas más amplias y profundas de las herramientas necesarias para avanzar por el camino democrático de su liberación: ¡Nueva Democracia, Nueva Patria y Socialismo!

10.  Ratificamos la firma de nuestra organización a la Declaración por la Vida que ha lanzado el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno, y manifestamos nuestra entera disposición de participar en los encuentros, charlas, debates y demás actividades que permitan construir la unidad más amplia y combativa del pueblo contra quienes nos explotan y oprimen.

 

#DrSernasPresentaciónconVida

#JusticiaParaLuisArmando

¡Respeto y cumplimiento a nuestros Cinco Puntos Centrales!

 

¡Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos!

 

¡Que los trabajadores gobiernen la patria!

¡Con el Sol Rojo, el pueblo vencerá!

 

Corriente del Pueblo Sol Rojo

Asamblea Estatal Ordinaria, Oaxaca, México.

10 de enero de 2021

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.