miércoles, 8 de abril de 2020

La gran burguesía aprovecha la crisis en contra de los trabajadores


No pararemos de señalarlo: las crisis de sobreproducción del capitalismo, en su fase superior y última representan el sacrificio masivo de las fuerzas productivas materiales, principalmente las de la clase trabajadora y sus familias.

En México –lo dijimos con anticipación- este sacrificio de las fuerzas del proletariado y la masa de trabajadores, habrá de concentrarse inicialmente en el desempleo para después pasar a la pauperización absoluta de nuestras condiciones de vida (pérdida de seguridad social, pérdida de vivienda, pérdida de servicios públicos, mayor endeudamiento generacional, etc.)

La Organización Internacional de Trabajo ya había anunciado semanas atrás que al menos 25 millones de personas en todo el mundo perderíamos nuestro trabajo a causa de la emergencia sanitaria.

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) ha anunciado que hasta el día de hoy (8 de abril de 2020) en México se han perdido 346 mil puestos de trabajo; al menos en cifras “oficiales”.

martes, 7 de abril de 2020

Ataúdes de cartón


En verdad es doloroso ver la situación que enfrenta el valiente pueblo del Ecuador, ese que apenas en octubre de 2019 nos enseñó en sus calles que la palabra dignidad lleva un acento prosódico, válido únicamente para el formante de cantante que tienen las masas trabajadoras; inalcanzable para las élites parasitarias.

Y ese canto a la vida, ese canto a la libertad que despertó alcanzando la pars petrosa del agudo oído del pueblo latinoamericano hizo eco en Chile y Colombia, acompañando el cántico de los pueblos que en Irak, Líbano, Irán, India y Francia se unían espontánea y naturalmente a esta exigencia por cambiarlo todo, por renovarlo todo, haciendo añicos el andamiaje y la base estructural de este viejo y podrido orden.

Ecuador fue una pujante chispa en medio de la seca pradera.

¿Qué podía el vendepatrias Lenin Moreno contra el mar de pueblo embravecido?

Reducido a la barbarie como única salida y aconsejado por Washington, buscó entre los pelajes del oportunismo y el revisionismo al interior del movimiento para dividirlo desde su interior, tratando de hacerlo residual, focalizándolo, aislándolo de su conjunto y así proceder nuevamente a la represión, esta vez selectiva y direccionada contra aquellos actores y aquellas formaciones que no quisieron pactar en el banquete de los platos de lentejas.

Hoy, seis meses después de la impresionante rebelión que desbordó el Ecuador desde todos sus rincones, la crisis sanitaria llega para recordarle al pueblo quién manda en ese país de gamonales, de grandes burgueses y claro, de oligarcas e imperialistas que depredan al país y a su pueblo en aras del gran capital.

Hay que ver las terribles escenas de Guayaquil; ese mismo a donde apenas el 8 de octubre pasado el entreguista Moreno trasladó los poderes del estado, acorralado por la furia del pueblo que se tomó Quito, capital de la república.

Mientras que las estadísticas oficiales indican que hasta este 7 de abril en Ecuador se registran 3,747 casos confirmados de COVID19 con un número de 191 personas fallecidas a causa de esta enfermedad, en los últimos días la denominada “Fuerza de Tarea Conjunta” recuperó al menos 500 cadáveres entre las calles y domicilios de esta ciudad portuaria, la misma que desde hace más de una semana muestra imágenes de personas fallecidas en patios de hogares, afuera de estos e incluso abandonadas en las calles.

Las cifras no cuadran, nunca lo han hecho cuando de contar decesos en las filas del pueblo pobre se trata.

Es increíble que más de trescientas personas no formen parte de los indicadores. El argumento será que jamás se les pudo realizar la prueba PCR del coronavirus SARS Cov2 (causante del COVID19). Pero, ¿por qué no se les realizó la prueba? La respuesta tendrá que ver con la falta de capacidad del sistema de salud pública a nivel nacional. Pero ¿Esta falta de capacidad tendrá algo que ver con el desmantelamiento de la salud pública y el boom de la salud privada que ha sido un jugoso negocio en Ecuador y América Latina?

La muerte en este tipo de situaciones suele ser “democrática”, pegando desde las altas esferas de la sociedad hasta quienes llevan su peso a cuestas. Es verdad, en Ecuador como en otras partes de América Latina la fase 1 del contagio importado se debió principalmente a las personas de las clases privilegiadas que pudieron arreglarse viajes de placer o negocios a Europa u otros países y al volver a los suyos propagaron el virus. También es cierto que la socialité de Ecuador y muchos otros países de América Latina actuaron –como siempre- con total desprecio hacia la vida del pueblo y fueron (frívolos consumados) irresponsables, organizando banquetes, recepciones, fiestas y eventos de todo tipo donde ocuparon el trabajo gris (el que nadie ve ni quiere ver) que subsiste en este régimen de servidumbre, lo mismo que en sus lujosas mansiones donde trabaja la gente pobre limpiando y ordenándolo todo. Esto ha generado la fase 2, el contagio comunitario entre la gente del pueblo.

Es seguro que ha fallecido en medio de esta crisis alguna que otra persona de las clases parasitarias en el Ecuador como en el resto del mundo. Eso no es explícito en las gráficas, más sin duda engrosa la estadística. Pero el número serio lo pone el pueblo de a pie; eso en este caso es una terrible tragedia.

Los de arriba habrán de ver -y seguramente lo hacen sin escatimar- como resuelven su atención médica; seguramente para ellos si hay pruebas PCR, medicamentos, respiradores y hospitalización asegurada. Vaya, seguramente para ellos también hay funerarias con servicios VIP y cementerios disponibles, sin tanta burocracia en el papeleo y la inhumación.

Los de abajo –como siempre- no pueden resolver hoy ni siquiera la forma en que mueren, haciéndolo en sus casas o en las calles, muchos de ellos sin acceso a la prueba PCR o medicamentos y evidentemente sin acceso a respiradores ni hospitalización.

Es en este punto de inflexión donde la muerte se hace canalla porque se muestra clasista; ya no barre “tan parejo” como se esperaba, ya no es tan “democrática” agarrando distraídos a ricos y pobres, porque a los pobres ya los tenía con un pie en su territorio, enfermos de hambre, enfermos de pobreza, enfermos de todo lo que puede ser curado pero que no se cura por falta de dinero. Entonces los pobres mueren más y engrosan más las cifras, llenando las calles con sus cuerpos y alcanzado el viento con sus estertores que no van a parar hasta que todo esto, el verdadero virus, pare.

Guayaquil, una de las ciudades más conservadoras del Ecuador –sede de los poderes de Moreno en medio de su salto de mata- hoy se vuelve a llenar de oprobio ante el anuncio del gobierno que dice “donará en un gesto de solidaridad mil ataúdes de cartón” destinados para la gente de más bajos recursos.

Ataúdes de cartón adquiridos mediante contrato público con una empresa privada (de la gran burguesía) por el gobierno de la Ciudad. Ataúdes de cartón que vuelven a marcar distinción entre los pobres y las clases parasitarias que llevan sus féretros de materiales selectos.

El gobierno de Cynthia Viteri (alcaldesa de Guayaquil) va más allá, y anuncia que construirá dos cementerios, aunque no atina a precisar ni apurar ninguna fecha en concreto. “Ambos serán gratuitos y se convertirán en camposantos, en honor a quienes cayeron durante esta tragedia” (SIC).

¡Ataúdes de cartón gratuitos y promesas gratuitas de cementerios gratuitos!

La cereza en el pastel son las palabras de Otto Sonnenholzner, Vicepresidente del Ecuador: “sino cooperan tendremos que decidir a quién salvar y a quién no”.

Reclamaba Alí Primera: “Que triste se oye la lluvia, en los techos de cartón/ que triste vive mi gente, en las casas de cartón”.

¿Qué diría el cantautor del pueblo si viera al Ecuador sepultar a sus pobres en ataúdes de cartón?

lunes, 6 de abril de 2020

Breves iniciando semana


Turquía. El gobierno fascista de Erdogan es responsable de la muerte de la cantante revolucionaria Helin Bolek, integrante del Grupo Yorum. Tras 288 días en huelga de hambre luego de ser arrestada junto a su camarada Ibrahim Gökçek, la cantante perdió la vida en exigencia de la liberación de ambos miembros de la banda, la no criminalización de esta y el alto a la prohibición que les ha sido impuesta para no presentar actos públicos. El régimen de Erdogan acusa a Grupo Yorum de pertenecer a la organización ilegalizada “Frente Revolucionario de Liberación Popular” (DHKP-C). Una multitud de personas despidieron a la cantante en un acto combativo; Aygül Bilge, la madre de Helin, estuvo acompañada por la Asociación de Solidaridad con las Familias de los Presos (TAYAD). Ibrahim continúa en huelga de hambre manteniendo en alto la exigencia que juntos sostenían.

Filipinas. El archi reaccionario Duterte en un claro acto de desprecio al pueblo ha iniciado operaciones de fuego en contra de las bases de apoyo de la guerrilla del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA por sus siglas en inglés), que recientemente en un comunicado emitido por el Partido Comunista de Filipinas había anunciado el cese al fuego (unilateral) atendiendo la emergencia sanitaria por el coronavirus, hecho que hemos documentado en este medio. Pese a las agresiones militares perpetradas por el ejército reaccionario, es este quien ha recibido el mayor número de bajas durante los enfrentamientos, lo que demuestra el profundo arraigo de los maoístas al seno del pueblo y su alta capacidad de combate. Al sanguinario Duterte no le importa la vida de las personas, ni siquiera de sus policías y soldados; paralelamente ha establecido un estado de excepción con el pretexto del coronavirus dando indicaciones precisas de “disparar a matar a quien viole las disposiciones”.

Brasil. El golpe militar preventivo continúa su marcha ascendente, el Alto Mando Militar ha impuesto como “presidente operativo” al General Walter Braga Neto, pasando por alto al propio Bolsonaro quién ha debido asumir esta determinación, no sin recelo. La decisión, según se informa en diversos medios, ha sido tomada debido a la irresponsabilidad de Bolsonaro ante la crisis sanitaria y el disgusto de la cúpula militar al respecto, más de fondo existen contradicciones entre la ultraderecha (Bolsonaro) y la derecha (el Alto Mando Militar) en cuanto a la forma de conducir al país ante la terrible crisis que le azota y que solamente vaticina la inminente rebelión de las masas populares. En los hechos esta determinación (acordada o impuesta con Bolsonaro) representa la estructuración de una junta militar que coordinará al gobierno bajo los mismos ejes del plan reaccionario en marcha para tratar de rescatar de su ruina al capitalismo burocrático y ahogar en sangre y fuego el clamor revolucionario creciente entre las masas.

Venezuela. Una vez más la soberanía y autodeterminación del pueblo venezolano está en riesgo. Hace unos días el archi reaccionario Donald Trump acusó a Nicolás Maduro (presidente constitucional de Venezuela) de “narcoterrorismo”, presuntamente “coludido con las FARC-EP” y ofreciendo hasta 15 millones de dólares a cambio de información que incrimine a Maduro y confirme la acusación. Con estos dichos, la bestia yanqui imperialista pretende generar un clima político favorable a sus pretensiones de acabar con el gobierno bolivariano y justificar el envío de tropas militares a las costas Venezolanas. La presencia militar yanqui en América Latina se ha fortalecido desde meses atrás, Creig Faller, comandante operativo del Comando del Sur declaró ante el Congreso de los EE.UU que la presencia militar estadounidense en la región se fortalecerá “en reconocimiento de amenazas complejas”, y hace tan solo unos días, el 1 de abril, este mismo personaje sostuvo en la Casa Blanca que “esta decisión ayudará a combatir los avances de China sobre América del Sur y Central”.

México. No descansa para nada la derecha y sus planes reaccionarios, ni siquiera en medio de la epidemia y la fase 2 que mantienen asolada a la población. Dos agresiones armadas se han perpetrado contra dos importantes referentes del movimiento estudiantil.  La Escuela Normal Rural “General Emiliano Zapata” de Amilcingo, Morelos fue atacada hace unos días por sujetos embozados, que portaban armas de fuego y agredieron a las compañeras normalistas; durante el ataque se robaron los teléfonos móviles de las jóvenes estudiantes, mientras que el velador fue golpeado y atado. Paralelamente la Facultad de Estudios Superiores (FES-Acatlán) dependiente de la UNAM en el Estado de México fue agredida de forma idéntica, por sujetos encapuchados, que portaban armas de fuego, petardos, cócteles molotov y tubos; estos sujetos también robaron los teléfonos móviles de las jóvenes estudiantes, las agredieron física y sexualmente e incendiaron los cubículos ocupados por las estudiantes que protestan contra la violencia patriarcal dentro de la universidad. Es interesante observar que en ambas escuelas el movimiento es sostenido por mujeres, en la Normal por ser históricamente una institución femenil, y en la FES-Acatlán ante las crecientes agresiones y acoso sexual "normalizado" por la universidad. ¿Será casual que ambas agresiones tengan los mismos blancos y el mismo modus operandi?



jueves, 2 de abril de 2020

Nueva campaña por la liberación del camarada Georges Ibrahim Abdallah


El gobierno de Francia, por medio de la Ministra de Justicia Nicole Belloubet ha anunciado la excarcelación de cinco mil a seis mil personas recluidas en cárceles francesas por delitos diversos, como parte de las medidas oficiales de salud en medio de la pandemia del COVID19.

Por supuesto esta medida responde a los intereses políticos del viejo estado imperialista francés, y no contempla la puesta en libertad del comunista Georges Ibrahim Abdallah de 69 años de edad, el cual lleva preso 36 años a pesar que en 1999 se dictó su auto de formal libertad.

Esta disposición evidentemente política, deja claro que la justicia burguesa es en realidad venganza de clase contra aquellas personas y aquellos pueblos que se han atrevido a luchar contra el orden impuesto.

En un comunicado que llama a iniciar una campaña internacional por su liberación, el Colectivo Palestina Vaincra manifiesta…”Desde su arresto el 24 de octubre de 1984, Georges Abdallah ha sido objeto de un régimen de excepción: desde su primer abogado que trabajó para el servicio secreto francés hasta la negativa de Manuel Valls, entonces Ministro del Interior, a firmar la orden de expulsión que permitiría su liberación efectiva después de una decisión judicial favorable en primera y segunda instancia en 2013”…
 
La clase trabajadora, la juventud popular y el pueblo de México responsabilizamos al estado imperialista francés por la salud y la vida del camarada Abdallah, y exigimos su liberación inmediata e incondicional.