jueves, 13 de febrero de 2020

Brasil: asesinan al asesino de Marielle.


"Era el archivo vivo del caso Marielle", dice un experto en milicias sobre la muerte del ex policía militar.

Para José Cláudio Souza Alves, además de las conexiones con el hijo del presidente, el miliciano Adriano Magalhães da Nóbrega tenía mucho que decir sobre el asesinato de la concejal.

El ex oficial de policía militar Adriano Magalhães da Nóbrega | Foto: Reproducción / Policía Civil
Uno de los principales testigos que podría llevar al asesino de la concejal Marielle Franco (Psol-RJ), ocurrido en marzo de 2018, y aclarar la motivación del crimen, fue asesinado este domingo (9/Feb) en Explanada, interior de Bahía: el ex policía militar Adriano Magalhães da Nóbrega, quien era parte de la milicia que opera en el oeste de Río de Janeiro había estado huyendo desde el 22 de enero del año pasado. Adriano también tenía conexiones con el hijo del presidente Jair Bolsonaro.

La evaluación es realizada por el sociólogo José Claudio Souza Alves, profesor de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro y autor del libro `De los barones al exterminio: una historia de violencia en la Baixada Fluminense´. “Fue un jugador clave en la investigación de la muerte de Marielle. Fue el archivo vivo más grande que tenía sobre el caso”, dice.

El abogado de Adriano, Paulo Emílio Catta Preta, también le dijo al periódico O Globo que estaba quemando archivos. “Me dijo: ‘Doctor, no hay nadie aquí para arrestarme. Quieren matarme. Si me arrestan, me matarán en prisión’. Fueron sus palabras”, dijo el criminalista, según la publicación.

En la versión de la Policía Civil de Bahía, que llevó a cabo la operación con información de las autoridades de Río de Janeiro, Adriano fue asesinado en medio de un intercambio de disparos. “¿Cómo, después de un año de trabajo de inteligencia, con inversión, acabas matando a un testigo clave que estaba solo en una zona rural? No estaba en una favela ni en Rio das Pedras, ni en un búnker con bandidos”, se pregunta.

Para José Cláudio, la historia de que Adriano no tenía conexión directa con la muerte de la ex concejal es una suposición planteada por la prensa y por el equipo de investigación al comienzo de la investigación. “No es concluyente. Si él fuera el líder de la Oficina del Crimen, que es el brazo de ejecución sumaria de la milicia de Rio das Pedras. En mi opinión, él tiene relaciones directas, sí. Así como él sería el gran vínculo con la familia Bolsonaro”, analiza.

Adriano, que era capitán de Bope, el grupo de élite y la tropa más letal de la Policía Militar de Río de Janerio, antes de ser expulsado de la misma, fue presentado por Fabrício Queiróz al ahora senador Flávio Bolsonaro (sin partido), cuando todavía éste fue diputado de estado. Cuando todavía era diputado de estado, Flávio empleó a la madre y la esposa del miliciano en su oficina.

Este lunes (10/Feb), la prensa informó que el propietario del sitio donde fue asesinado el miliciano es el concejal Gilsinho da Dedé, del PSL, el partido que eligió al presidente Jair Bolsonaro. Para el periódico O Estado de S. Paulo, el político afirma que nunca ha visto a Adriano. José Cláudio Souza Alves considera que el episodio demuestra un proyecto de poder de extrema derecha que involucra a varios grupos, a nivel federal, estatal y municipal.

“Importa poco si Bolsonaro ya no está en la PSL. Había un vínculo político entre este tipo [Gilsinho da Dedé] y la estructura de este partido. ¿Cómo dice él que no sabía quién era la persona? Es estúpido. Es posible que se haya establecido una red de seguridad para Magalhães y él termina siendo asesinado en esa red de seguridad. No es algo fortuito: un político vinculado al partido que pertenecía al Presidente de la República. Y ahora, sabiendo exactamente lo que sucedió, dependerá de una investigación realizada por la misma policía que ordenó la acción. En mi opinión, hay varias personas involucradas que forman parte de un proyecto político nacional. Quieren proyectarse ahora en 2020 ″, evalúa.

Alves critica el hecho de que el Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, nunca mencionó a Adriano Magalhães da Nóbrega como una de las personas más buscadas en el país. “Estaba oculto por la estructura del poder judicial nacional. Giró una carta del mazo. ¿Qué testigo tenemos ahora?”, Pregunta.

Sobre el posible impacto de la muerte de Adriano en la estructura de la milicia en el oeste de Río de Janeiro, José Cláudio Souza Alves señala que, desde la operación que arrestó al ex policía militar y a más de diez milicianos, a principios del año pasado, el grupo ha tenido un impacto razonable. Sin embargo, al igual que las facciones criminales, las milicias generalmente se recuperan fácilmente.

“Solo desaparecerá si le quitas el brazo político y económico. El caso de Muzema es una expresión de la continuación del negocio inmobiliario de esa red en esa región”, señala. Alves se refiere a una investigación de la Fiscalía en Río de Janeiro que investiga el uso de fondos parlamentarios para la inversión en el mercado ilegal de venta de propiedades en Río das Pedras, Gardência Azul y Muzema.

"Este es uno de los puntos centrales del asesinato de Marielle y ahora, con la muerte del miliciano, está obstruido. Cerraron el ataúd y nos metieron dentro”, critica el sociólogo.

José Cláudio dice que la estructura de la milicia es más vigorosa que nunca y que ya existe un acuerdo entre los milicianos y el TCP (Terceiro Comando Puro). “Toda la zona oeste de Río está cerrada con ellos. Sacando el Comando Vermelho en Cidade de Deus, que está acorralado. Además, está la Baixada Fluminense, donde funciona uno de los mayores esquemas electorales, que consiste en designar personas para que se encarguen de la contratación. Tengo información de que los milicianos están accediendo a esta red e indicando nombres. Uno de los nombres importantes de la Baixada vinculado a la milicia, es Jura, que está en prisión, pero fue designado por la ciudad de Belford Roxo para ocupar el cargo. En un año electoral, ocupar cargos en el ayuntamiento es decisivo, define el apoyo”, señala.

Amnistía Internacional ha publicado una nota sobre el caso en el que solicita una investigación rigurosa y transparencia, sobre todo en cuanto a la supuesta relación con la muerte de Marielle Franco. “La información que circula, así como las intensas filtraciones que ocurrieron especialmente desde octubre del año pasado, solo envían un mensaje: que las autoridades están atrapadas en un laberinto de dudas y no pueden salir. Los eventos relacionados con las investigaciones plantean más preguntas que respuestas, lo cual es muy grave”, señaló la entidad.

La otra cara

El informe solicitó, una vez más, a la Secretaría de Seguridad Pública de Bahía que averiguara que dirección están tomando las investigaciones, además de solicitar una entrevista con Maurício Barbosa, jefe de la cartera, pero hasta que se cerró la publicación, no hubo retorno.

SSP-BA publicó dos notas en su portal sobre el episodio. Además de enumerar los teléfonos celulares y las armas encontradas en el lugar donde se escondía Adriano, en una de ellas, la carpeta refuerza la tesis de “la confrontación. "

“En el momento de la ejecución de la orden de arresto, se resistió con armas de fuego y terminó herido. Ingresó a urgencias de un hospital local, pero no pudo resistir sus heridas. 'Siempre tratamos de apoyar a la policía en otros estados y, esta vez, priorizamos el caso porque es de relevancia nacional. Intentamos llevar a cabo el arresto, pero la parte buscada prefirió reaccionar disparando", comentó el Secretario Maurício Teles Barbosa, dice la nota.

El presidente Jair Bolsonaro y su hijo, el senador Flávio Bolsonaro, que tienen la costumbre de usar las redes sociales como una forma de comunicarse con la población, aún no han hablado públicamente sobre el episodio hasta ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.