miércoles, 22 de enero de 2020

Sol Rojo: Declaración Política


Asamblea Estatal
CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO
Oaxaca Rebelde, México

A la clase obrera y los trabajadores
Al campesinado pobre y los pueblos originarios y oprimidos
A la juventud estudiantil y popular
A las mujeres del pueblo que luchan
A la intelectualidad progresista
A los sindicatos y las organizaciones hermanas a nivel estatal y nacional
A las organizaciones democráticas-revolucionarias internacionales
Al Movimiento Comunista Internacional

Camaradas

El pasado domingo 19 de enero nuestra organización democrática ha desarrollado su Asamblea Estatal en la Ciudad Rebelde de Oaxaca, justamente en medio de la lucha y la organización clasista de los trabajadores.

La sede de nuestros trabajos ha sido el auditorio universitario del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (STEUABJO) que precisamente en este momento sostiene una diga y ejemplar lucha en defensa del salario, en defensa de su Contrato Colectivo de Trabajo, en defensa de su legítimo derecho a la manifestación y defensa colectiva de sus derechos sindicales. Desde este auditorio universitario nuestra organización democrática sostiene junto a nuestros camaradas del STEUABJO ¡El paro de labores, es culpa del estado!

CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO exige el pago inmediato de los salarios de todos los trabajadores universitarios y refrenda su solidaridad de clase con el STEAUBJO, con quien nuestras organizaciones sindicales forman filas en el Frente Unificador de Sindicatos Independientes Oaxaqueños y Nacionales (F.U.S.I.O.N.)

CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO exige desde esta máxima casa de estudios el respeto a la autonomía universitaria, al carácter público, gratuito y universal de la educación superior; exigimos que los gobiernos estatal y federal cumplan con su mandato y dejen de lastimar el presupuesto educativo para las universidades públicas de este país. Junto a nuestros camaradas del Movimiento Estudiantil Popular y el STEUABJO decimos ¡La UABJO no se vende, la UABJO no se da, la UABJO se defiende con lucha y dignidad!

De esta manera, las delegadas y los delegados SolRojistas, provenientes de las más varias regiones y geografías del estado, después de recorrer llanuras, montañas, selvas, bosques, sierras, esteros, mares y ciudades, nos hemos dado cita para cumplir y hacer cumplir el mandato estatutario de nuestra organización democrática, pasando revista a nuestras estructuras en cada región y sector donde nos encontramos, revisando una a una las tareas que nos propusimos el pasado año y el grado de cumplimiento que estas alcanzaron, y trazando la ruta para este año 2020, la cual se enmarca en nuestro Plan de Trabajo, Plan de Acción y Plan de Combate y Lucha 2020, acordados por esta Asamblea Estatal. 

Estamos iniciando el año, organizados. Estamos iniciando el año, organizándonos. Estamos iniciando el año, llamando a la organización clasista, combativa, democrática y revolucionaria del pueblo. Estamos iniciando el año enfatizando, ¡Salvo el poder, todo es ilusión!

Desde esta perspectiva, esta Asamblea Estatal comparte ante ustedes su análisis.

Considerando que debemos ser tan radicales como la realidad misma, y realizar el análisis concreto de la situación concreta, observamos en los planos internacional, nacional y estatal.

Internacional.

Que ante la terrible agresión del imperialismo yanqui -gendarme internacional y súper potencia hegemónica única- en contra de la República de Irán, concretamente tras el asesinato del general Qaseem Soleimani y del Subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak, Abu Mahdi al-Mohandes, (entre otros combatientes asesinados en el mismo operativo militar) la bestia yanqui imperialista refrenda su carácter de enemigo principal de los pueblos que se oponen a su sometimiento.

Paralelamente a ello, las acciones de intervención, sanciones, amenazas y ejercicios militares por parte del imperialismo yanqui y sus aliados de la OTAN, en contra de Irán y otras naciones en resistencia y lucha de liberación nacional en Oriente Medio, tienden a reforzar el carácter lacayuno y administrativo del estado fascista-sionista de Israel y de los Emiratos Árabes Unidos, garantes de los intereses del imperialismo yanqui en la región, y motivadores de toda clase de guerras de intervención, asimétricas y económicas en contra de los pueblos que reivindican su derecho a la autodeterminación como Palestina, Siria, Yemen, Irán, Irak, Afganistán, entre otros.

De igual manera, el imperialismo yanqui en colusión y pugna con otras potencias imperialistas, generan escenarios de guerras de intervención y guerra civil reaccionaria en Libia, Somalia, Sahel (Malí, Níger o República Centroafricana), Sudán del sur, Camerún, etc. así como en contra del heroico pueblo Saharaui como parte de su lógica de reparto y nuevo reparto del mundo, imponiendo regímenes ilegítimos y archi-reaccionaros, haciendo a los pueblos pagar los costos de esta lógica imperialista.

En América Latina el imperialismo yanqui también está detrás de cada conflicto en la región, desde el bloqueo económico contra Cuba, pasando por las pretensiones del golpe reaccionario en Venezuela, el golpe reaccionario en Bolivia, el ascenso del fascista Bolsonaro al poder en Brasil, el espaldarazo hacia los gobiernos reaccionarios de Chile, Ecuador, Haití, Paraguay, Honduras, Guatemala, etc. que reprimen con saña fascista y odio de clase al proletariado y el pueblo en lucha, hasta el “triunfo” del “nuevo gobierno” del viejo estado en México, representado por la facción patriotera de la burguesía burocrática (que concilió posiciones con el imperialismo jugando un papel de “válvula de escape” ante el riesgo de un levantamiento popular y que hoy enfrenta el riesgo de un golpe preventivo en marcha por la reacción). Cada conflicto, cada intervención, cada palabra del imperialismo yanqui tiene la tinta indeleble de la guerra contra el pueblo.

El imperialismo yanqui y las otras potencias imperialistas, actuando en colusión y pugna, preparan una nueva conflagración internacional, haciendo de la guerra imperialista una guerra de rapiña, reaccionaria y de sometimiento de los pueblos y naciones enteras. Ello se debe a la agudización de la crisis general del imperialismo, que también genera escenarios de lucha de clases cada vez más impresionantes en las propias fauces de las bestias imperialistas.

La rebelión de los chalecos amarillos en Francia y la Huelga General que sacudió al país y se ha continuado con huelgas parciales, paros, piquetes, escaramuzas y barricadas durante más de cuarenta días exigiendo la dimisión de Emmanuel Macron y la cancelación de las políticas antipopulares dan cuenta de ello.

Lo mismo ocurre en Alemania, donde éstas décadas de “estabilidad” capitalista se han venido abajo en cascada con el despertar de su heroico proletariado y su pujante lucha revolucionaria, la cual pudo observarse fielmente desde las protestas contra la cumbre del G-20 en el año 2017, y que no han dejado de tener repercusiones con nuevas protestas por parte del proletariado industrial, el movimiento femenino, el movimiento estudiantil y el movimiento barrial organizados desde diversas formaciones democráticas y revolucionarias que cada vez demuestran que la Revolución Socialista es posible e inevitable en los propios países imperialistas.

España también es testigo de ello, particularmente a partir del proceso independentista Catalán, cuya rebelión ha sido ahogada en sangre y fuego por el viejo estado monárquico-constitucional, que somete a los propios pueblos que conforman “el estado español” y somete a más pueblos en continentes como África y América. 

En las fauces del propio imperialismo yanqui la clase obrera levanta sus consignas y pugna por reorganizarse, estallan huelgas y piquetes espontáneos entre el proletariado y el magisterio, las nacionalidades oprimidas se organizan y revindican sus derechos a pesar de la más feroz represión, los pueblos negro y chicano constituyen organizaciones democráticas para su autodefensa. Los migrantes también se movilizan y desafían la cruel política archi-reaccionaria, racista, fascista y xenófoba de Donald Trump.

Véase por donde se vea, el imperialismo chorrea por todos sus poros la sangre del proletariado y los pueblos. Su maquinaria tritura los huesos y la vida de la humanidad en su conjunto. Su existencia es absolutamente irracional y su decadencia guerrerista es prueba de ello. El imperialismo necesita la guerra reaccionaria para perpetuar su poder. El proletariado y los pueblos requieren de la guerra revolucionaria, como guerra popular, para derrocar al imperialismo y erigir un Nuevo Poder, un poder democrático en los países oprimidos y un poder socialista en los países desarrollados. Así, en la inexorable marcha hacia el comunismo científico. Este camino sigue siendo alumbrado por las pujantes guerras populares en curso en Turquía, India, Perú y Filipinas, lideradas por sus respectivos Partidos Comunistas al frente de la clase obrera y el campesinado pobre. Estas y otras guerras populares que se vienen preparando, son la vanguardia de la lucha contra el imperialismo en medio de los centros de tormenta que son los países oprimidos.

Nacional.

Esta crisis general del imperialismo lleva emparejada la crisis del capitalismo burocrático en los países oprimidos, sean coloniales o semicoloniales como México, el cual se encuentra uncido a la cadena de producción-dominación imperialista, con una “soberanía” formal, pero una supeditación entera a los dictámenes del imperialismo, particularmente yanqui. Esta condición semicolonial de México explica el comportamiento continuista del “nuevo gobierno”, al frente de la gerencia del viejo estado. Continuismo que se expresa en la imposición de megaproyectos de despojo, saqueo, sometimiento, empobrecimiento, violencia y desplazamiento interno forzado de pueblos y comunidades. Megaproyectos como el Proyecto Integral Morelos, el Plan para el Desarrollo del Istmo-Corredor Multimodal Istmo, el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, las hidroeléctricas, los gasoductos, las súper carreteras, la minería, los parques eólicos, las zonas francas de grandes maquiladoras, etc. responden a esa política de subordinación ante el imperialismo.

Paralelamente, la situación de ruina en el campo se ve recrudecida con la nueva redistribución de la tenencia de la tierra que se aplica precisamente desde estos megaproyectos y en colusión con el viejo latifundio, al desmantelar la propiedad social de la tierra, atomizando y dividiendo a ejidos y comunidades enteras, para luego proceder a su pulverización otorgando “dominio pleno” a los campesinos, abatiendo el poder comunitario de las asambleas, para luego abaratar sus tierras en contratos leoninos a favor de estos mismos megaproyectos y agroindustrias para formar un nuevo tipo privado de gran propiedad de la tierra.

A esta expresión del latifundio, se agrega el papel que juegan los grupos armados desde las décadas de los sesentas y setentas del siglo pasado, que sirvieron como guardias blancas y paramilitares del viejo estado terrateniente-burocrático en su guerra sucia contra el movimiento armado socialista, y que fueron degenerando hasta conformar grupos armados al servicio del narcotráfico (otra expresión del latifundio) y que han devenido en auténticos señores de la guerra capaces de controlar grandes extensiones territoriales de tierras y geografías políticas, desarrollando una guerra civil reaccionaria contra el pueblo, generando escenarios de balcanización, y por supuesto, sometiendo a un brutal régimen de servidumbre y trabajo esclavo a los campesinos pobres y los pueblos originarios y oprimidos despojados de sus tierras y territorios, obligándoles a sembrar y cosechar los productos más lucrativos para estos carteles-señores de la guerra.

Este par de ejemplos que hablan del carácter semifeudal que tiene México, junto a su condición semicolonial, explican la naturaleza del capitalismo burocrático que se desarrolla, mantenido una triple opresión sobre la clase obrera, el campesinado pobre y las masas más amplias y profundas de nuestro país, mismas que estaban hartas de seguir siendo gobernadas como lo venían siendo, luego de al menos tres décadas consecutivas de pérdida del poder adquisitivo, pauperización de sus condiciones de trabajo, encarecimiento de la vida, pérdida sistemática de derechos conquistados, mayor endeudamiento generacional, y por supuesto, sometimiento al aparato político del viejo estado que se desgastó gobernando en medio de procesos electorales fraudulentos y demagogia de derecha.

Atendiendo al análisis del hartazgo creciente en las filas del pueblo trabajador y a la falta evidente de un instrumento político de la clase obrera, capaz de organizar científicamente la pobreza para derrocar el actual orden de cosas, la gran burguesía, los terratenientes y el imperialismo conciliaron la fórmula que dilatara el riesgo de una rebelión de masas, ofreciendo una “alternativa” acorde a las condiciones subjetivas de organización alcanzadas entre el pueblo. Para ese fin fue gestado MORENA y su candidato presidencial: Andrés Manuel López Obrador, con el propósito de ser la válvula de escape, el bombero de las llamas de la rebelión que se anunciaba como inevitable ante el sistema electoral mexicano.

Para ese fin, la autodenominada “cuarta transformación” ha venido impulsando políticas asistenciales, de carácter corporativo-contrainsurgente que buscan la división, atomización y dispersión del pueblo. Con un discurso demagógico que pretende disfrazarse de “izquierda”, el obradorismo acusa de “derechistas, fifís y conservadores” a las organizaciones democráticas y revolucionarias del pueblo, defenestrando y cancelando en sus discursos la lucha armada para la transformación revolucionaria de la sociedad y llamando a la conciliación de clases entre explotadores y explotados. “Abrazos, no balazos”, escupe en el rostro del obrero y el campesino que están siendo azotados y masacrados en medio de la guerra contra el pueblo.

El discurso “por el bien de todo, primero los pobres” ha sido cancelado con las políticas antipopulares que ha adoptado dejando en el desempleo a miles de trabajadores del sector salud por todo el país, despareciendo los programas médicos que atendían a la población sin seguridad social y presentando espejismos de “aumentos salariales nominales” que no representan mejoras en el salario real y el poder adquisitivo de los trabajadores ante el creciente aumento en costo de la vida. Por cada zanahoria lanzada a las masas con la mano izquierda, viene un nuevo manotazo sobre su humanidad desde la derecha.

Actualmente a un año de gobierno, AMLO y su partido enfrentan dos escenarios complicados: Primero.- cumplir con la agenda dictada por sus amos imperialistas para imponer a costa de todo los megaproyectos y sus políticas antipopulares y Segundo.- el riesgo del golpe preventivo en marcha por las facciones más reaccionarias de la gran burguesía que siguen temiendo a la rebelión popular pues saben que el efecto AMLO tarde o temprano habrá de desgastarse, y quieren ahogar la rebelión en sangre antes de su propio alumbramiento.

Ambos escenarios responden a un mismo plan reaccionario del viejo estado: revitalizar el capitalismo burocrático, aceitar los engranajes del viejo estado y conjurar el riesgo de una revolución democrática y popular.

En medio de este contexto, la guerra contra el pueblo y el terrorismo de estado son desarrollados por el aparato legal e ilegal del viejo estado. Por un lado la creación de la “guardia nacional” como cuarto cuerpo de ejército reaccionario y por el otro, la balcanización del país en medio de la “guerra entre carteles”, son parte de la misma guerra civil reaccionaria contra el pueblo. El propio golpe preventivo en marcha agudiza la violencia de clase de la gran burguesía contra las masas populares, que siguen poniendo los presos, los desparecidos y los muertos.

Estatal.

La situación nacional repercute de forma directa y tajante en las condiciones de vida, trabajo, salud y estudios en que nos debatimos los trabajadores y los pueblos de Oaxaca.

Buena parte de la cúspide de los megaproyectos del imperialismo, particularmente yanqui, se encuentra situada en territorio oaxaqueño, desde el Corredor Turístico que abarca las regiones Costa e Istmo, los grandes centros mineros en las Regiones Sierra Sur, Norte y Valles Centrales, el Plan para el Desarrollo del Istmo-Corredor Multimodal Istmo y por supuesto, otros proyectos hidroeléctricos y extractivistas en diversas geografías de la entidad.

Estos megaproyectos tienen no solamente el respaldo de los gobiernos federal y estatal, sino también de los más rancios y férreos cacicazgos locales (otra expresión más del latifundismo) que alistan sus grupos armados mercenarios para atemorizar, reprimir y asesinar al pueblo en lucha, justo como ocurrió con la emboscada paramilitar del 11 de abril de 2019 que cobró la vida de nuestro camarada Luis Armando Fuentes Aquino en San Francisco Ixhuatán.

El propio gobierno estatal juega su papel servil ante estas políticas antipopulares, siendo la expresión de un gobierno de grandes terratenientes y burgueses que se disputan, heredan, legan y comparten el poder entre diversas familias adineradas, utilizando el aparato del estado al servicio de los intereses propios y de sus amos.

A ese fin responden las detenciones arbitrarias de compañeros del movimiento popular, los asesinatos de los mejores hijos del pueblo y las desapariciones forzadas de otros compañeros, como nuestro camarada Doctor Ernesto Sernas García, desaparecido desde el 10 de mayo de 2018 en San Agustín de las Juntas.

Los procesos penales montados desde arriba, las carpetas de investigación y ordenes de aprehensión contra luchadores del pueblo dan cuenta de ello, justo como los ocho procesos penales en contra de la dirigencia de la Sección 9 del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de Salud y diversos procesos en contra de varios integrantes de nuestra organización democrática son buen ejemplo de esta represión ejercida hacia los trabajadores y el pueblo organizado que se resiste a la opresión.

Nada escapa de las manos del viejo estado, en ninguno de sus niveles de gobierno, todas sus políticas antipopulares están dictadas desde arriba, desde la cúspide de sus amos, dueños del dinero y del poder político. Por ello, mientras los de arriba hablan de progreso, paz y prosperidad, abajo existe miseria, guerra y hambre. No es ninguna novedad decir que en Oaxaca la muerte por desnutrición y enfermedades curables tiene uno de los índices más grandes de todo el país; en contraste, en Oaxaca se concentra el mayor grado de inversiones extranjeras dentro de los megaproyectos.

Por todo lo antes dicho, nuestra Asamblea Estatal declara.

Que en el contexto internacional de lucha de clases, la contradicción principal que se desarrolla es entre el imperialismo y los pueblos oprimidos. Por ello, respecto a la guerra imperialista y la intervención militar contra otros pueblos: Manifestamos nuestro internacionalismo proletario, poniendo los intereses de este por encima de cualquier elucubración o interpretación subjetiva, apoyamos las guerras populares en curso en Turquía, India, Perú y Filipinas y los brillantes levantamientos de las masas que luchan una y otra vez contra los gobiernos reaccionarios que les oprimen obedeciendo los dictámenes del imperialismo.

Que en el contexto nacional, la contradicción principal son la semifeudalidad y la semicolonialidad que imponen este capitalismo burocrático. En función de esto: Mantendremos la lucha contra estas tres grandes montañas que oprimen al pueblo, desarrollando nuestra labor como antecedente para la constitución del Frente del Pueblo como frente revolucionario de las masas populares, en el camino democrático de la Revolución Proletaria que en México tendrá dos etapas: Nueva Democracia y Socialismo.

Respecto a los megaproyectos de despojo y muerte del imperialismo y las políticas económicas dictadas desde sus organismos internacionales, nuestra postura es clara: En los territorios SolRojistas, en los centros de trabajo y sindicatos SolRojistas, en los centros de estudio con presencia SolRojista, en cualquier sector popular donde las masas sean afectadas y los SolRojistas nos encontremos ¡No pasarán!

Respecto a la semifeudalidad que implica un feroz régimen de servidumbre, latifundio, trabajo esclavo, racismo y el más brutal patriarcado, nuestra postura es clara también: Seguiremos avanzando en la recuperación de tierras, en la distribución y reparto agrario para el campesinado pobre, ¡la tierra es para quien la trabaja!, en la formación de territorios que desarrollen autodeterminación, en las prácticas de la equidad, justicia, fraternidad y solidaridad entre los pueblos originarios y la lucha en contra de la opresión a que están sometidos  y en el desarrollo de prácticas de equidad y justicia proletaria y popular en beneficio de las mujeres del pueblo, alentando y defendiendo el feminismo proletario y su pujante organización para la liberación de la mujer, del brazo de la clase obrera y el campesinado pobre.

En el terreno de la lucha reivindicativa contra el aparato del viejo estado, en la defensa de los derechos del pueblo por mejorar sus condiciones de vida, estudio, salud y trabajo: Seguiremos desarrollando esta lucha en función del poder, sosteniendo el derecho a la rebelión y el derecho al poder como los principales derechos del pueblo. Esto significa elevar la lucha económica a una lucha política; y en el periodo actual de lucha de clases procediendo bajo la conducta de actuar con razón, ventaja y sin sobrepasarse.

En el terreno de la lucha legal, evidenciando a este gobierno reaccionario de terratenientes y burgueses, evidenciando el camino burocrático que representan; Seguiremos exigiendo Justicia para nuestros camaradas, particularmente la presentación con vida del Doctor Ernesto Sernas García y el castigo a los autores materiales e intelectuales del camarada Luis Armando Fuentes Aquino; la cancelación de los procesos penales en contra de nuestra militancia y la cancelación toda orden de aprehensión. Dejamos muy en claro: la cárcel y la muerte son tan solo un accidente de trabajo para los revolucionarios; ¡No lograrán detener nuestra gran marcha hacia el camino democrático del pueblo!

En el terreno de la lucha política, nuestro enemigo estratégicamente es débil y está condenado a la derrota, en el terreno táctico es fuerte y posee los medios necesarios para sostenerse, ante ello: Desarrollaremos nuestra lucha política enarbolando el Programa de la Revolución de Nueva Democracia, agraria y antiimperialista, ininterrumpida al Socialismo, desarrollando la confianza en las propias fuerzas del pueblo, la fe de la clase obrera y las masas populares en sus organizaciones democráticas-revolucionarias y la fe indestructible en la victoria. Ello nos impone una implacable lucha ideológica y de dos líneas al interior del movimiento, combatiendo a los elementos de derecha que pretenden contaminar con la ideología de las clases dominantes la lucha del pueblo. Ante el enemigo de clase y sus lacayos, ante los elementos serviles que le secundan desde las propias filas del pueblo, no habrá tregua ni indulgencia, serán exhibidos, evidenciados, combatidos y derrotados con la movilización de las masas populares. ¡No arriar nuestras banderas, no perder de vista nuestros objetivos!

Camaradas.

Nuestro ejercicio democrático nos exige esta rendición de cuentas ante nuestra clase y nuestro pueblo; ante el proletariado internacional que es una misma clase, y ante los pueblos oprimidos del mundo, que se alzan y rebelan contra la opresión.

Ante todos ustedes, la CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO refrenda su compromiso de continuar la ruta trazada, siguiendo las enseñanzas teórico-prácticas depositadas en la ciencia de la revolución proletaria.

Saludamos los esfuerzos internacionales del proletariado y sus organizaciones por reconstituir su organización internacional, que ponga el maoísmo como mando y guía de la nueva gran ola de revoluciones en puerta.

Saludamos las luchas del proletariado y los pueblos, que bajo la dirección de sus instrumentos políticos vienen inclinando la balanza histórica a favor de la Revolución Proletaria Mundial.

Saludamos las luchas de los trabajadores y los pueblos de México, que desde diversas formaciones vienen desarrollando la lucha popular aún en contra de todo pronóstico y bajo condiciones indecibles de guerra mediática y guerra de baja intensidad como expresiones de la guerra contra el pueblo; particularmente a las organizaciones hermanas que desde diversos espacios de unidad, luchan y se movilizan junto a nosotros en defensa de los derechos del pueblo en Oaxaca y diversas geografías del país.

Ante todos estos esfuerzos, internacionales y nacionales, las y los SolRojistas refrendaos nuestra disposición de seguir avanzando el camino democrático del proletariado y el campesinado pobre. Nos reafirmamos en la imprescriptible sentencia del camarada David Alfaro Siqueiros, comunista, muralista, combatiente guerrillero, internacionalista y organizador del proletariado: ¡No hay más ruta que la nuestra!

#DrSernasPresentaciónConVida
#JusticiaParaLuisArmando
¡Respeto y cumplimiento a nuestros Cinco Puntos Centrales!

¡Pueblos de todo el mundo, uníos y derrotad a los agresores imperialistas y todos sus lacayos!
¡Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos!

¡Muerte al imperialismo, viva el internacionalismo proletario!

¡Abajo los megaproyectos de despojo y muerte!
¡Abajo las políticas antipopulares del régimen!
¡Alto a la guerra contra el pueblo y el terrorismo de estado!

¡A constituir el Frente del Pueblo!

¡Salvo el poder, todo es ilusión!
¡Somos la chispa que enciende la pradera!
¡Que los trabajadores gobiernen la patria!
¡Con el Sol Rojo, el pueblo vencerá!

Asamblea Estatal
CORRIENTE DEL PUEBLO SOL ROJO
ENERO 19 DE 2020

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.