jueves, 10 de octubre de 2019

Turquía invade Siria: la guerra de agresión continúa como 'conflicto regional'


El 7 de octubre, las tropas del viejo estado semicolonial de Turquía cruzaron la frontera sur del país e invadieron a su vecino Siria, cumpliendo su promesa de crear una "zona segura" en la región. Se han reportado ataques con bombas aéreas en al menos dos ciudades sirias cerca de la frontera, Ras al Ain y Tel Abyad, así como el uso de artillería terrestre contra la población residente local.

La incursión comenzó después de que Trump, al frente del imperialismo yanqui, anunciara la salida de sus tropas del norte de Siria el día 6, lo que representa un contingente de dos mil soldados en su mayoría de las Fuerzas Especiales, que habían estado ocupando ese tramo de la nación Siria desde al menos 2014. Según el gobierno sirio y el monopolio de la prensa de Reuters, el día después del anuncio, las fuerzas invasoras estadounidenses ya habían abandonado sus bases y puestos militares a lo largo de la zona fronteriza.

Al principio, se esperaba que la incursión en Siria fuera una operación conjunta entre los ejércitos turco y yanqui, cuando Trump y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan lo anunciaron juntos en agosto. Sin embargo, la partida de los EE. UU. de la región sirve como garantía para Trump de que no impedirá ni restringirá la acción turca sobre Siria y los kurdos, dejando el camino libre para el expansionismo reaccionario de las clases dominantes de Turquía.

Anteriormente, el gobierno turco no había definido con precisión la dimensión espacial que alcanzaría su operación dentro del territorio sirio, pero ahora se conjetura que la zona alcanzará al menos 100 kilómetros dentro de la frontera y se ubicará entre las ciudades Ras al-Ain y Tel Abyad, ya alcanzados por las tropas. Sin embargo, Erdogan, atrapado por los anhelos expansionistas, ha sugerido avanzar su asedio a las ciudades de Raqqa y Deir Az Zor, más allá de lo planeado originalmente.

Proyectando para aliviar el impacto del anuncio en la opinión pública, el 7 de octubre Trump tuiteó en su cuenta oficial: “Como dije antes, y solo para reiterar, si Turquía hace algo que yo, en mi gran e inigualable sabiduría, considero que está fuera de lo negociado, destruiré y destruiré totalmente la economía de Turquía (¡ya lo he hecho antes! ”)

A pesar de ser ampliamente percibido como una amenaza o advertencia contra una mayor exageración de la ofensiva turca, la declaración pública sirvió como una forma de proteger la imagen asociada con el ejército yanqui después de que Trump se negara a colaborar en la incursión siria con Erdogan.

La cuestión kurda en Siria

Según lo analizado previamente por el periódico A Nova Democracia (La Nueva Democracia), la permanencia de las tropas yanquis ayudó a posponer temporalmente la ofensiva de Turquía contra los kurdos en Siria. Sin embargo, la relación entre los EE. UU. y sus lacayos kurdos siempre ha sido momentánea y de poco compromiso, y terminó ya que sirvieron como paramilitares mercenarios de primera línea contra las fuerzas que luchan contra la ofensiva militar de los grupos yanquis y rusos (Resistencia nacional) y el gobierno de Bashar al-Assad (servidor de Rusia), que cumple con las directrices de los Estados Unidos en Siria.

Estados Unidos ha financiado y armado a los kurdos, en particular a los grupos llamados Unidades de Protección Popular (YPG) y Unidades de Protección de la Mujer (YPJ), que conforman las Fuerzas Democráticas Sirias (SDS) y dan la bienvenida a personas de todo el mundo para alinearse con desde al menos 2011, cuando estalló la guerra siria. Según datos del Pentágono, EE. UU. ha reservado en su presupuesto 2020 una cantidad de $ 550 millones para su intervención en Siria, y se estima que solo en 2017 gastó $ 2 billones de dólares para armar el YPG.

El 7 de octubre, el SDS hizo una declaración acusando la decisión de Trump de ser "una puñalada en la espalda" y fue respondido poco después por Trump, quien tuiteó que a pesar de "ser aliados", los kurdos "recibieron grandes cantidades de dinero" y equipo [de EE. UU.] para eso ”y se les advirtió que estarían solos”. Finalmente, dijo que el grupo étnico ahora tendrá que descifrar la situación con otros actores regionales, citando "Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia".

El apoyo yanqui a los paramilitares kurdos a lo largo de este período, que ahora ha terminado, siempre ha generado fricciones en las relaciones de la superpotencia hegemónica con Turquía, ya que el gobierno considera que el YPG y los otros grupos paramilitares kurdos en Siria están intrínsecamente conectados con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán. (PKK), clasificada como una "organización terrorista" de "gran amenaza" para el país.

Por lo tanto, Turquía ha tendido a inclinarse hacia el imperialismo ruso en varias ocasiones como una forma de presionar a los EE. UU. para que abandonen sus planes tácticos de apoyar a los kurdos, limitando con la zona de influencia de los EE. UU., a pesar de ser miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un grupo que une a varios países imperialistas y sigue una línea dictada por el imperialismo yanqui. Uno de los momentos más llamativos fue cuando, en julio, Turquía realizó una compra importante de misiles S-400 rusos y fue severamente regañado por los Yanquis, quienes respondieron bloqueando al país de su programa de suministro y construcción de cazas F-35.

Siria y la disputa interimperialista

Por lo tanto, la decisión de retirar las tropas de Siria, dando luz verde al avance de las tropas turcas sobre el territorio controlado por los kurdos, es una estrategia estadounidense para aislar a Turquía de Rusia y los imperialistas alemanes y franceses, así como continuar la guerra de agresión y participación de la nación siria, enmascarándola como una "guerra regional".

Según lo analizado por el Comité de redacción de la revista El Maoísta, número 2 (2017/2018), el objetivo del imperialismo es seguir su plan estratégico enmascarándolo como "conflictos regionales", utilizando sus lacayos y manejando las contradicciones local. Su plan objetivo es: primero, a corto plazo, subvertir el régimen pro-ruso en Siria; segundo, a mediano plazo, subvertir el régimen pro-ruso de Irán y tercero, a largo plazo, para tomar la posición de superpotencia atómica de Rusia y consolidarse como la única superpotencia en el mundo.

"Muchos quieren presentar a Trump como un simple tonto, pero él está ejecutando, con sus habituales 'diatribas', algo planeado desde la administración anterior, es decir, planeado por el genocida Obama, mediante el uso de la diplomacia y la guerra buscan cambiar la situación militar en el terreno en el Medio Oriente ampliado y, especialmente en Siria, conjurando a sus enemigos para que se unan. Los imperialistas yanquis utilizan el divide y vencerás(al igual que los romanos) contra sus aliados de la OTAN, para que no se unan contra los propios yanqui,  y más para que sus aliados no se unan con Rusia. El viaje de Trump por Europa es un buen ejemplo de este propósito estratégico de la política de estado del imperialismo yanqui. No es solo una cuestión de estilo genocida de Trump”, dijo el comité de la revista.

Desde que los yanquis perdieron su batalla en Siria, han tratado de reorganizar sus tácticas en el Medio Oriente, donde se encuentra el núcleo de la disputa por la influencia de las diversas potencias imperialistas. El imperialismo yanqui tiene como objetivo central captar estos países estratégicos de suma importancia porque son los dos principales patrocinadores del imperialismo ruso en la región. Así, Estados Unidos avanza en el desarrollo de su guerra de agresión, mientras transgrede su intervención en la región como un simple conflicto regional.


Fuente: Ejército de EE. UU. / Vía Reuters


 Manifestación de los kurdos contra la retirada de las tropas yanquis cerca de la frontera turca en las afueras de la ciudad de Ras al-Ain. Foto: Delil Soulema / AFP

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.