jueves, 1 de agosto de 2019

Tabasco, la ley del garrote y los oníricos anhelos de la alta burguesía


El día de hoy, 1 de agosto de 2019, entra formalmente en vigor la denominada “Ley del Garrote” en el estado sureño de Tabasco, el cual es gobernado por MORENA y de donde paradójicamente surgió el hoy gerente en turno del viejo estado terrateniente-burocrático, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

¿Qué es la “Ley del Garrote”?

Es una reforma al código penal del estado de Tabasco, promovida por su actual gobernador, el Morenista Adán Augusto López Hernández, la cual fue discutida y aprobada con 24 votos a favor, uno en contra y diversas abstenciones en la Sesión Extraordinaria del Congreso Local el pasado 29 de julio, en medio de protestas en rechazo a esta reforma.

En concreto, la reforma al Código Penal de Tabasco incorpora el tipo penal de “Impedimento de ejecución de trabajos u obras”, modificando el artículo 308 Bis penalizando de 6 hasta 13 años de prisión a quienes atenten contra la operación o el ingreso de personal y maquinaria en obras públicas y privadas, así como de edificios e instalaciones públicas.

El argumento facilón (y por supuesto maquiavélico) del gobierno de la autodenominada “Cuarta Transformación”, asegura que es una medida para “detener la extorsión de las mafias sindicales” en contra de los empresarios. –Nótese el cambio radical de discurso y la dicotomía entre el speech “por el bien de todos, primero los pobres” y la aplastante: “por el bien de todos, primero los empresarios”.

No obstante, apelando a la memoria histórica del pueblo trabajador podemos recordar que fue precisamente el PAN desde los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón quienes pretendieron en más de una ocasión, desde el ejecutivo federal así como desde los gobiernos estatales, aprobar e imponer leyes de excepción en contra del pueblo del lucha, bajo el argumento de “regular o normar las conductas de las manifestaciones públicas para no afectar a terceros”.

Lo mismo ocurrió durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, exactamente igual, tanto que gobiernos estatales PRIístas como el de Oaxaca promovieron iniciativas o puntos de acuerdo en el Congreso Local para “normar y civilizar las manifestaciones”.

¿Esto qué nos dice?

Que las diversas facciones de la burguesía, en colusión y pugna constante, desde sus diversos instrumentos y partidos políticos (PRI, PAN, PRD, MORENA, PT, PVEM, PANAL, PES, MC, etc.) comparten el interés común de criminalizar y desmantelar las luchas justas del pueblo trabajador, en aras de preservar los intereses del latifundio, el capitalismo burocrático y el imperialismo.

No es una cuestión de partidos ni de inmoralidad de los grandes politicastros de la burguesía, ¡por supuesto que no! Tampoco es una traición de AMLO y MORENA hacia el pueblo, ¡por supuesto que ellos no son parte del pueblo ni trabajan para el pueblo!

Es precisamente una cuestión de agenda para la alta burguesía. Una agenda irrenunciable, al igual que la imposición de los megaproyectos. Una agenda que atraviesa por todos sus partidos y partiduchos y que tiene el beneplácito de todos sus politicastros, ¡sí, de todos!

¡Hoy MORENA así lo confirma al aprobar la “Ley del Garrote”!, con todo y sus argumentos inverosímiles que de fondo llevan implícita la defensa de la sacrosanta propiedad privada de los medios de producción.

La cereza en el pastel -¡no podía faltar!- es justamente el hecho de que también el día de hoy, también en el estado de Tabasco y precisamente en medio de un amplio rechazo popular, principalmente de los pueblos indígenas y ejidos que se verán afectados, comenzará la construcción de la Refinería “Dos Bocas”, tan cacaraqueada por el gobierno de la república.

Es evidente que en política no existen coincidencias ni casualidades. Lo que sí existe es la planificación y causalidad.

¿Habrá una “Ley del Garrote” a nivel federal para dejar el terreno preparado de Guardia Nacional y Cárceles Federales en cuanto al Tren Maya, el Plan para el Desarrollo del Istmo y el Plan Integral Morelos?

No sólo en Tabasco para “frenar la extorsión de los sindicatos malvados”…
No sólo en Jalisco para “detener a estudiantes que se oponen al 35% de aumento en tarifas del transporte público”…
No sólo en Oaxaca para “recuperar el orden y la paz social”…

En todo el país, el pueblo trabajador, sus capas más profundas, necesitamos observar que los distintos gobiernos en turno de este viejo estado se encuentran al servicio de la alta burguesía, y tratarán de cumplir sus oníricos anhelos de súper explotación, despojo, saqueo y maximización de ganancias a expensas del proletariado, el campesinado pobre y las amplias masas populares.

En este momento la tarea es sostener la movilización y la lucha callejera de masas en las calles. Organizar al pueblo trabajador y gestar el Frente del Pueblo como organización democrática-revolucionaria que lleve las ideas correctas de las masas para las masas.

México sigue necesitando una Revolución de Nueva Democracia que barra con las tres grandes montañas que oprimen al pueblo: la semifeudalidad, la semicolonialidad y el capitalismo burocrático. Solamente así, alcanzaremos la victoria de los trabajadores y edificaremos el Socialismo.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.