martes, 23 de abril de 2019

En memoria del camarada Jorge Alberto Cruz Torres.


El proletariado de nuestro país y las masas populares estamos resintiendo otra baja sensible en nuestras filas, el camarada Jorge Alberto Cruz Torres, quien se destacó por su indoblegable labor como profesor y pedagogo al servicio de la clase trabajadora.

Durante el tiempo que trabajó para nuestra organización democrática demostró honestidad y humildad para compartir sus conocimientos con las capas más profundas del pueblo, yendo de las aulas y cátedras universitarias a los talleres, las charlas y los encuentros bajo chozas de carrizo y palma o galeras improvisadas en comunidades rurales o del medio urbano.

Solidario siempre, se vinculó con la lucha en defensa de la tierra, participando especialmente en los Campamentos en Defensa de la Tierra y el Territorio en el Istmo de Tehuantepec, compartiendo sus conocimientos con campesinos pobres y pescadores, y retroalimentándose de la rica experiencia del pueblo en lucha. Jorge Alberto sostenía que así se formaba nueva cultura siguiendo la pedagogía del oprimido y desarrollando-aprendiendo la línea de masas, consistente en llevar la política de las masas para las masas.

En su labor, impulsó el Maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo, llevándolo a la práctica y enarbolándolo en el posgrado universitario, haciendo férrea defensa de la ideología del proletariado ante liberales y revisionistas que pretenden hacer de las universidades públicas un parapeto de la derecha.

Como intelectual al servicio del pueblo trabajador recorrió comunidades pesqueras en el mar, comunidades agrarias en la sierra, la montaña y la selva y lo mismo participó en colonias populares y asentamientos irregulares donde las masas empobrecidas de la ciudad luchan por el derecho a la vivienda, mientras reivindican la lucha por el derecho al poder.

Participó activamente en la lucha contra la mal llamada “reforma educativa”, fue solidario e internacionalista con las luchas del proletariado y los pueblos en otras latitudes del mundo, especialmente con el movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia y en particular con el Partido Comunista Maoísta (PCM) de Francia, por el cual sentía una afinidad especial debido a su conocimiento y manejo de la lengua, prestando sus servicios como traductor de textos del PCM al español, mismos que han sido publicados en nuestros medios de comunicación.

El camarada Jorge Alberto desde sus albores en el movimiento, fue un estudioso de la Revolución Democrática en Corea, admirando de forma especial la vida y obra de Kim Il Sung, y también fue un duro crítico del proceso de viraje a la derecha del Partido del Trabajo de Corea al frente de la República Popular Democrática de Corea que, luego del ascenso del revisionismo al poder, ha venido generando un proceso de restauración capitalista con fraseología “revolucionaria” y tesis ajenas al marxismo-leninismo-maoísmo, que en palabras de nuestro camarada “sólo han servido para legitimar lo ilegitimo y envilecer el heroico proceso revolucionario del proletariado y el pueblo de Corea que necesita una nueva revolución de carácter Socialista”.

El internacionalismo proletario siempre lo llevó en su corazón y mente; el más alto valor de la humanidad, la lucha por el programa histórico del proletariado, la ruptura del status quo y los paradigmas: la revolución proletaria mundial.

La última actividad importante de nuestro entrañable camarada fue durante la primera fase de nuestra Jornada por Justicia y los Derechos del Pueblo, en marzo pasado, donde participó dentro del grupo de intelectuales que con sus ponencias ante cientos de campesinos pobres, pescadores, indígenas, obreros, jóvenes y mujeres del pueblo en plena movilización, nos hablaron de los Cien años de la fundación de la Internacional Comunista y de los Cien años de la constitución del Partido Comunista Mexicano.

Siempre es válido y absolutamente necesario hacer memoria de los camaradas que fallecen, tanto de aquellos que han caído bajo las balas asesinas de nuestro enemigo de clase, como de aquellos otros que fallecen de causas naturales soñando objetivamente con el luminoso futuro de nuestra clase y los pueblos oprimidos, como el camarada Jorge Alberto Cruz Torres.

Nosotros sostenemos las enseñanzas del Presidente Mao Tse Tung: “Morir por los intereses del pueblo tiene más peso que la montaña Taishan; servir a los fascistas y morir por los que explotan y oprimen al pueblo tiene menos peso que una pluma”. Nuestro camarada ha muerto defendiendo los intereses del pueblo, por tanto su muerte tiene más peso que la montaña más alta de este país.

¡Camarada Jorge Cruz, vive en la lucha!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.