viernes, 20 de abril de 2018

Agresión imperialista yanqui en Siria


En el mundo actual, la principal contradicción es la contradicción entre el imperialismo y las naciones oprimidas. Además de la que existe entre el proletariado y la burguesía, está la contradicción entre las superpotencias y potencias imperialistas por definir la hegemonía en el mundo. Partimos de esto para comprender la situación de Siria, como parte del Medio Oriente Ampliado y como parte de las naciones oprimidas del mundo.

ataque a siria 
Los imperialistas se muestran los dientes

Trump se encuentra envalentonado como el matón del barrio. Bajo la excusa de que Siria tiene armas químicas, ha arrastrado a Gran Bretaña y Francia en su decisión de bombardear Siria, golpeando la mesa de la OTAN. Tal como lo hiciera antes Bush, con la excusa de las armas de destrucción masiva, quien golpeó la mesa de la ONU invadiendo Irak.

Trump, por una parte, envalentonado, y por otra parte, para evitar una mayor conflagración con Rusia, anunció el ataque con misiles a Siria.

Según la propia prensa rusa (RT) las baterías antiaéreas en Siria solamente lograron interceptar 71 misiles de un total de 103, sin que aún se conozca el número real de muertos. Pero la prensa alemana habla de un ataque con misiles que provocó explosiones, incluso en la capital Damasco. Por lo que es probable que no se llegue a conocer el número total de fallecidos por la razón de que el imperialismo ruso anuncie una cantidad de víctimas menor a la real para no aparecer como ineficientes o débiles frente al imperialismo yanqui. En este punto habrá coincidencia con Trump, que a pesar de haber lanzado un evidente ataque contra la población civil, anunció que el bombardeo fue “quirúrgico” y que costó pocas vidas.

Hasta el momento, Putin se ha quedado en simples amenazas a Trump sobre el resultado que pudiese tener una invasión a Siria. Porque le interesa mantener la colusión con el imperialismo yanqui y que este no entre en pugna inmediata por el control de Irán, Ucrania o Corea del Norte, pero, sobre todo, porque Putin se da cuenta que el bombardeo a Siria es una forma en que el imperialismo yanqui le expresa que puede llegar a bombardear la propia Rusia.

siria
El carácter semicolonial de Siria

Siria es parte de las naciones oprimidas, del tercer mundo.  Es parte del botín que las potencias y superpotencias imperialistas se disputan como si fueran de su propiedad.

Actualmente, con el gobierno de Al Assad, es semicolonia del imperialismo ruso, que contiende con el imperialismo yanqui por el control del Medio Oriente Ampliado. Si vemos el mapa, notaremos que Siria, estando más cerca de Rusia que de Estados Unidos, se encuentra, sin embargo, en una tenaza entre Turquía por el norte y Arabia Saudita por el sur, ambos países semicoloniales del imperialismo yanqui, donde incluso Turquía es una gran base de acantonamiento y desplazamiento de tropas yanquis y de tropas mercenarias de sus semicolonias.

Hoy, el imperialismo yanqui ha lanzado una nueva ofensiva por hacerse del control total de Medio Oriente Ampliado, lo que significa arrancarle al imperialismo ruso las semicolonias bajo su control. Donald Trump sabe que esto podría traer el costo de que sus tropas choquen con militares rusos y con la población local que se defienda del ataque. Contrario a lo que dice la prensa, a Trump le preocupa menos el choque con los imperialistas rusos que desatar una guerra de liberación nacional antiimperialista.

Trump sabe que, en última instancia, se puede llegar a un acuerdo con los imperialistas rusos, repartirse el país y evitar entrar a un conflicto mayor, tal como ocurrió en Ucrania. Pero desatar la resistencia armada de la población local, puede terminar en guerra de liberación nacional, tal como ha ocurrido con las invasiones a Irak y Afganistán, que han resultado desastrosas para el imperialismo yanqui.


No hay imperialistas buenos

El oportunismo disfrazado de revolucionario se opone a que sea el pueblo sirio el que conquiste su liberación, porque le temen a la lucha revolucionaria y se oponen a ella. Para los oportunistas resulta más cómodo esperar a que “Rusia intervenga” y ponga a los imperialistas yanquis en su lugar. En resumen, siembran capitulación y buscan que el pueblo se ponga bajo el bastón de mando imperialista.

Para convencernos, los oportunistas presentan al imperialismo ruso como si fuera un imperialismo bueno y a Putin como si fuera un revolucionario. Pero veamos de donde viene Putin: del servicio de inteligencia que se crea en Rusia después del golpe de Estado capitalista que desbarató toda la construcción socialista desde 1956. Desde esa fecha que la URSS se vio desarticulada, Rusia comenzó a desenvolverse como superpotencia imperialista y para ello comenzó a oprimir a todos los demás países que fueron parte de la URSS: los desindustrializó, los empobreció y los transformó en sus semicolonias.

syriaFrente al imperialismo yanqui, el imperialismo ruso es más débil, lo que no significa que sea el “menos malo”. En política, seguir la teoría del mal menor, ha llevado a los pueblos a sufrir los peores males.

Única solución, revolución

Las contradicciones a nivel internacional se agudizan. Las potencias imperialistas pugnan entre sí y los pueblos del mundo no están dispuestos a ser tratados como el botín de guerra.

En Medio Oriente Ampliado la situación es particularmente álgida. Las luchas de liberación nacional, en la medida en que vayan asumiendo una línea antiimperialista, se transformarán en guerras populares. Esto depende del papel que cumplan los comunistas verdaderos, tal como, por ejemplo, viene sucediendo en Afganistán.

Los imperialistas, con su propaganda barata de que van a Medio Oriente Ampliado llevando la civilización a los pueblos bárbaros, vienen sembrando mentiras sobre la resistencia islamista, pues los tilda de “salvajes”, “inhumanos”, etc. y presenta como “alternativa” a la dirección del PKK del Kurdistán, como “guerrilla buena”.

Por ello, la liberación de Siria depende de su propio pueblo y no de ponerse bajo bastón de mando imperialista. Aunque hoy los gobiernos genocidas puedan hacer llover bombas, no hacen más que alimentar el repudio que esto produce entre las amplias masas con espíritu democrático. De allí la necesidad de comprender el carácter podrido del imperialismo, para que los pueblos del mundo unan sus puños contra él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.